¡Envíos gratis a partir de $2,500MXN de compra!

¿Cómo elegir una mochila Osprey para niños?

Una mochila Osprey para los niños es mucho más que algo para llevar libros a la escuela. Es un espacio propio en el que decide qué tesoros llevar y más que nada es su compañera infalible de aventuras por lo que es imprescindible proporcionarle una que no le falle y que cumpla con todas sus necesidades.

Para ayudarte a encontrar la mejor mochila para tu peque, trabajamos estos puntos super importantes para que le brindes una herramienta, una compañera, una aliada para cualquier misión que se proponga.

TIPS PARA ELEGIR UNA MOCHILA OSPREY PARA TUS "PEQUES"

  1. Elige una talla adecuada.
  2. Busca que sus correas sean cómodas.
  3. Busca que tenga una correa para el esternón.
  4. Piensa en su resistencia.
  5. Vigila el peso.
  6. Dale un buen mantenimiento.

1. ELIGE LA TALLA ADECUADA

Este es uno de los errores más comunes que vemos en las mochilas para niños. Lo más recomendable es comprar una mochila que se adapte a tu hij@ ahora, en lugar de comprar una pensando en que va a crecer. Así como a los adultos no les gusta usar mochilas que no se ajustan bien y que molestan, a los niños tampoco.

Una mochila es definitivamente demasiado grande si llega por debajo de su trasero. Busca una mochila en la cual su parte superior se asiente entre 2 y 5 cm por debajo de la parte superior de los hombros de tu hij@. Asegúrate de que las correas de los hombros no se hundan en las axilas ni se caigan sobre la espalda. Osprey cuenta con una tabla que te será de mucha ayuda para medir a tu peque y así saber qué modelo y talla se ajustan a él.

2. BUSCA QUE SUS CORREAS SEAN CÓMODAS

Las correas de los hombros más cómodas son las que están acolchadas y que no son delgadas ni estrechas. Busque también una mochila con correas para los hombros del tamaño de un niño y una espalda más corta. Si compra una mochila para adultos o jóvenes para un niño pequeño, es probable que las correas de los hombros y la longitud de la espalda sean demasiado largas. Es importante comunicarle a tu peque que es importante que use las dos correas de su mochila, para reducir la tensión en sus hombros.

Un ejemplo perfecto de correas cómodas y sujeción perfecta es la Daylite Kids, una mochila para uso diario, sencilla, simple y cómoda que permite guardar tesoros encontrados, botellas de agua, además cuenta con un silbato y una etiqueta interna para poner el nombre de tu peque.

3. BUSCA QUE TENGA UNA CORREA PARA EL ESTERNÓN

Una correa de esternón corre horizontalmente a través del pecho y mantiene las correas de los hombros en su lugar para que el peso se distribuya uniformemente. Busca una mochila que tenga una correa de esternón ajustable que cruce la mitad del pecho; la mayoría de las correas para el esternón se pueden deslizar hacia arriba y hacia abajo para quedarse en el lugar correcto.

Dos ejemplos perfectos con correa para el esternón son la Talon Jr y la Tempest Jr que son ideales para hacer senderismo, andar en bici y otras disciplinas; ambas fueron diseñadas para niños de 4 a 12 años y se mueven con el cuerpo del niño ya que cuentan con Suspensión AirScape, lo que las hace livianas y estables.

4. PIENSA EN SU RESISTENCIA

Las mochilas se arrojan al piso, se patean y se arrastran. Elige una mochila hecha de un material resistente y grueso que resista a un dueño extremo. Fíjate también en la calidad de las costuras; si puedes contar fácilmente el número de puntadas por pulgada, probablemente necesitas buscar una mochila más resistente. Menos puntadas de costura por pulgada significa que las costuras se abrirán más rápido.

Nuestra Ace 38 fue diseñada para los niños que buscan descubrir, aprender y crecer al aire libre y el juego. Está especialmente pensada en niños de 5 a 11 años con nuestra Suspensión Airscape, arnés y correa ajustable para el pecho con silbato de rescate y cinturón lumbar que ofrece un buen soporte para las cargas grandes.

5. VIGILA EL PESO

L@s niñ@s tienden a llevar muchas cosas en su mochila, pero es importante que esta no sea demasiado pesada. Los niños no deben llevar más del 10 al 12% de su peso corporal en una backpack. Esto puede contrarrestarse eligiendo la talla correcta de mochila para tu peque, entre más espacio tenga, mayor cantidad de tesoros y descubrimientos va a guardar en su mochila. Enséñale a empacar los artículos más pesados pegados a su espalda, así se mantendrá mejor el equilibrio cuando corre y reducirá la tensión en sus hombros.

El modelo Jet 18 es ideal para excursionistas buscadores de tesoros, son suficientemente grandes para cargar agua, comida y algunas cosas extra. Cuenta con espalda Ariscape que ayuda a tener un transporte ventilado y cerca del cuerpo permitiendo un movimiento dinámico del cuerpo, ya sea saltando, caminando o en bicicleta por cualquier sendero.

6. DALE UN BUEN MANTENIMIENTO.

Punto clave: las lavadoras y las mochilas no se mezclan. El acolchado y los materiales que hacen que la mochila sea cómoda y visible pueden dañarse si la lavas en lavadora, y peor aún el calor de una secadora que puede arruinar los revestimientos resistentes al agua.

Desata todas las correas antes de guardarla y lava la mochila si la tela, el tejido o la malla están sucios. Quita el arnés y/o el cinturón lumbar desmontables.

Para lavarla, puedes sumergir la mochila en agua tibia y jabón neutro (como Nikwax Tech Wash) en la bañera o el lavabo. Sacude la mochila suavemente y frota con un cepillo suave todos los compartimientos por dentro y por fuera, luego enjuágala muy bien y cuélgala en un área ventilada donde no le dé el sol directamente para que se seque antes de enviarla de vuelta a otro día completo de acción.

Nota: Evita sumergir las mochilas de viaje que cuenten con chasis de ruedas High Road.